Desde los años ochenta, Casa de Oro se ha posicionado en Honduras hasta llegar a estar, hoy en día, a la vanguardia de la creatividad en el diseño de joyas exclusivas. Manos expertas cuidan con gran esmero, cada detalle en cada una de las piezas, que la casa ofrece a su asidua clientela.


Melissa Callejas y Carlos Humberto Callejas, ambos hermanos, fundadores, creativos y gerentes de la exclusiva casa de joyas, Casa de Oro, supervisan con un cuidado minucioso cada pieza que se elabora en su taller. Sus instrucciones claras son recibidas con atención por el personal selecto que labora para ellos y que las sigue al pie de la letra. Sin lugar a dudas, esa atención al detalle le ha permitido a Casa de Oro mantenerse desde sus inicios en una posición privilegiada en el mercado hondureño.


Ambos, Melissa y Carlos, dieron sus primeros pasos en la joyería de su abuelo, quien amorosamente les permitió hacer incursiones iniciales en la joyería. A raíz de esos primeros encuentros con su pasión profesional, decidieron prepararse profesionalmente en gemología y metales preciosos, así como en administración de empresas. Luego se entregaron de lleno a la elaboración de joyas, concentrándose en la búsqueda de diseños que fortalecieran la identidad del hondureño.


Es así como en su primera gran línea, la Colección Maya, logran transformar los petroglifos esculpidos en las estelas de la Acrópolis de Copan, en delicadas piezas de plata y oro para pulseras, dijes y aretes que hoy se lucen con orgullo en Honduras. El éxito de la Colección Maya abrió paso a la más reciente colección de la casa, Mi Tierra, cuyas piezas de plata y oro representan de manera delicada, mediante un esmaltado de vibrantes colores, los sitios emblemáticos en ciudades, puertos y pueblos de Honduras.